Recorre los rincones menos conocidos de Lambayeque

En Lambayeque siempre encontrarás experiencias nuevas que vivir. Empieza por una maravilla que aún es poco conocida: las pirámides de Túcume, un conjunto de 26 estructuras que pertenecen a la última etapa de desarrollo de la cultura Lambayeque o Sicán. En el complejo hay un museo de sitio. El ingreso a ambos cuesta S/.8 (adultos) y S/.1 (niños). Puedes aprovechar para tener una sesión chamánica, ya que aquí se encuentran los mejores curanderos de la zona.

Luego enrumba hacia las rutas alternativas que hay en Chiclayo, Ferreñafe y Lambayeque. En esas tres provincias hay múltiples opciones para engancharte con la naturaleza y con la historia.

Fauna e historia

Desde la capital Chiclayo solo se necesita transitar por 15 km de la carretera que conduce hacia el balneario de Pimentel.

Cinco minutos antes de llegar a la playa, se encuentra elZoocriadero y centro de rescate de aves gigantes donde encontrarás suris, emúes y avestruces. El ingreso a sus corrales está permitido, por lo que es casi una obligación jugar con ellos y alimentarlos. El lugar abre todos los días, de 9:00 a.m. a 5:50 p.m. y la entrada cuesta S/.5.

Otro punto turístico a 19 km al oeste de Chiclayo, en el distrito de San José, es el Complejo Arqueológico Huaca Chotuna Chornancap. El servicio de taxi suele cobrar entre S/.12 y S/.15. El ingreso, que además permite el acceso al Museo de Sitio, es de S/. 5 por adulto y S/.1 por niño.

El complejo tiene un total de 95 hectáreas donde destacan dos huacas, ambas vinculadas a la leyenda de Naylamp que dio origen a la cultura Lambayeque. Tanto en Chotuna como en Chornancap se pueden encontrar decoraciones de frisos en alto relieve adornando las pirámides donde se representa la cosmovisión de los antiguos habitantes de la zona.

Bellezas del bosque

Pocos sitios son tan imponentes como el Santuario Histórico Bosque de Pómac, un área natural protegida a 45 minutos de Chiclayo. Se recomienda recorrerlo a caballo pagando entre S/.50 y S/.60. No olvides el bloqueador y el repelente.

Pómac sorprende por su amplitud, casi seis mil hectáreas, y por los árboles de algarrobo y zapote que crecen en el terreno árido. Entre la fauna destaca la enorme diversidad de aves endémicas, haciéndola una zona privilegiada para el avistamiento de estos animales.

Dentro del bosque está el complejo de pirámides más importante y numeroso del país, en donde la cultura Lambayeque se estableció. Desde el mirador de Pómac se puede tener una vista panorámica de todo el lugar por un precio de S/.10 para los adultos y S/.3 para niños.

Tras las pistas de Zaña

Fundada en 1563, Zaña pasó por una época de bonanza económica hasta que fue saquada por el pirata inglés Edward David en 1686. Luego, en 1720, el río Zaña se desbordó y solo dejó en pie algunos de los muros de los siete templos que existieron durante la época colonial. Hoy se pueden ver los restos de tres de ellos: el Convento de San Agustín, la Iglesia de San Francisco y la Iglesia de La Merced.

No te vayas de Zaña sin haber ido al Museo Afroperuano. Por S/.5, podrás apreciar fotografías, instrumentos musicales y objetos de uso cotidiano que han sido el resultado de 30 años de investigación, de la colaboración de los pobladores, artistas e intelectuales interesados en rescatar y difundir la historia afro.

¿Cómo llegar?

Chiclayo está a 770 kilómetros de Lima por lo que los más aventureros pueden optar por recorrer el trayecto en auto. Si prefieres descansar durante el camino, unas 14 horas aproximadamente, compra tu pasaje de bus en las empresas Cruz del Sur, Oltursa, Línea o Tepsa.

Pero si quieres ahorrar tiempo y el presupuesto te lo permite, Latam y Avianca ofrecen vuelos diarios. En solo una hora y media habrás llegado a tu destino.

Con información de María Esther Huamán

[URIS id=99]

Fuente: Vamos

Related posts