Noticias 

Centenario en el aire: Primer vuelo táctico militar en el Perú y Sudamérica

 

José Barrera Alvarado Capitán FAP

En noviembre de ese año, el ministro de Guerra solicitó a la Liga Nacional Pro-Aviación la entrega del avión Blériot, que había pertenecido al aviador italiano Miguel Rapini, así como el destrozado avión del piloto nacional José Ramón Montero, el cual se encontraba depositado en el cuartel de San Francisco, en Lima.

Personajes claves

Se los entregaron a dos personajes que marcarían un hito en la historia de la aviación peruana: el ingeniero Rómulo Burga y el capitán EP Juan E. O’Connor La Guevara.

Ellos lograron complementar las piezas de las dos aeronaves estropeadas en las instalaciones de la Escuela de Artes y Oficios del Perú, de la que era director el ingeniero Pedro Paulet (1874-1945).

Burga y O’Connor lograron el prodigio de rehacer un avión remodelado y utilizarlo en una campaña militar de práctica.

Presencia necesaria

Posterior a la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial, ya las potencias europeas consideraban el uso de las aeronaves en vuelo para realizar observaciones y reconocimientos a los teatros de operaciones. Es así que en nuestro país emerge también la necesidad de contar con esta capacidad estratégica.

De un conjunto de militares que viajaron a Europa, el único que se encontraba habilitado al obtener la licencia de aviador fue el capitán Juan E. O’Connor, por sus notorios dominios en los aires, permitió ser el elegido a marcar historia en toda Sudamérica, al cumplir la primera misión militar aérea en el país.

El primer vuelo

Con todo planificado al mínimo detalle, el 2 de diciembre de 1915 se realizó el Primer Ejercicio Táctico Aéreo Militar, al participar en las maniobras militares, realizadas en las playas de Conchán, Cerros de Cascajal y el sector de Monterrico.

El capitán O’Connor surcó los aires en el avión Blériot, por espacio de 10, 30 y 45 minutos, alcanzando 60, 100 y 150 metros de altura, respectivamente. Este hecho permitió ser una nueva arma, siendo “los ojos desde el aire” para la soberanía y defensa nacional. Gracias a ello, la presencia militar se logró por primera vez por mar, tierra y aire.

Una vez cumplida la misión asignada retornó y aterrizó en la Escuela Militar de Chorrillos; fue aclamado por la multitud y felicitado en persona por el presidente de la República, José Pardo, quien se encontraba emocionado tras presenciar las espectaculares maniobras de vuelo.

Logros de O´Connor

Es importante mencionar que ya con el grado de comandante, Juan E. O’Connor se convirtió en el primer director del Centro de Aviación Jorge Chávez, hoy reconocida como Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea del Perú, y el primer oficial que ascendió al grado de mayor general del Cuerpo Aeronáutico del Perú.

Recordemos entonces con profundo fervor patriótico una de las gestas y episodios que marcaron el rumbo de la aeronáutica militar peruana, que dio inicio a una gran institución como es la Fuerza Aérea del Perú, alma y hogar de los aviadores militares como nuestro héroe nacional capitán FAP José Quiñones, Gran General del Aire del Perú.

Asimismo, con este importante episodio se dio inicio a una institución armada independiente, que integra una parte funcional de las Fuerzas Armadas, para garantizar la independencia y soberanía nacional por mandato constitucional y en participación activa para el desarrollo del país.

Los aviadores militares del Perú recuerdan esta fecha como efemérides especial por marcar con laureles el inicio de una historia de honor y valentía, que bajo los ideales de amor por la patria son capaces de ofrecer sus vidas por ver nuestra nación libre, con pacificación y viviendo una plena democracia sostenida. En tal sentido diremos honor a los 100 años del primer vuelo militar del Perú con la frase: “Arriba, siempre arriba”.

O’Connor, por sus notorios dominios en los aires, fue elegido para marcar historia en toda Sudamérica.

Fuente: El Peruano

 

Related posts